26 febrero 2011

Una esperanzadora promesa


"Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor." 1ª Tesalonicenses 4:16,17.


1 comentario:

Arminda y Deborah K. dijo...

Muy esperanzadora además!! Tiene muchas fuerza, con palabras así como para no creer...